Ponencia 1. Dennis Shirley, “los desafíos de la educación de hoy”


 

“A los alumnos no les va a gustar el colegio a menos que nos guste a nosotros”, afirmó.“Lo más importante -destacó el profesor–, es aprender a estar unidos, porque vivimos en redes de dependencia mutua”.  Y defendió el papel crucial del educador en el proceso de formación de los estudiantes. “¡Nunca jamás digan soy solo una educadora!¡No se rindan! Este es nuestro desafío y nuestra causa”, defendió durante su intervención.


Ponencia 2. Arturo Bravo, “Jesús maestro”


 

Bravo destacó la capacidad de “diálogo” como clave pedagógica reflejada en la vida de Jesús. “Para que se dé el diálogo hay que vaciar la mente para poder adquirir algo nuevo del otro”, destacó, e hizo hincapié en el uso de las parábolas “que permitió a Jesús abrir a sus interlocutores a una realidad nueva”. El éxito, explicó el teólogo, es que las parábolas de Jesús están “arraigadas en la experiencia de vida”, lo que permite conectar rápidamente con sus oyentes, y donde la coherencia es una clave de vida. “Jesús enseña y vive lo que enseña”, destaca Bravo, que hizo hincapié en la metodología de la interrogación al otro. “Las preguntas ocupan un lugar central en la enseñanza de Jesús y constituye un arte en la acción pedagógica”, destacó.


Ponencia 3. Mª Nieves Tapia, “Educar para construir comunidad”


 

Tapia introdujo a los asistentes acerca del método de aprendizaje servicio como una experiencia pedagógica que permite a los alumnos ser los protagonistas de su propio proceso de aprendizaje. “Nadie aprende de la experiencia ajena –admitió– y por eso es necesario empoderar a los jóvenes”. “Debemos preparar la escuela para un mundo en permanente cambio”, insistió la profesora, para quien es imprescindible “sacar” a los alumnos del aula. En este sentido, la investigación científica demuestra que una escuela que desarrolla proyectos educativos solidarios es una “mejor” escuela.  “Nuestros niños y adolescentes son capaces de hacer grandes cosas si les damos la oportunidad de hacerlo”, aseguró la ponente. Tapia explicó que las dinámicas de aprendizaje-servicio permiten acercar a los alumnos a la vida real “en contraste con la virtual”, y que estas experiencias amplían el conocimiento de los jóvenes. “Hace falta saber mucho más para cambiar nuestro municipio que para aprobar un examen”, explicó. En este sentido, reivindicó la necesidad de ser constantes y comprometidos, “hacer excursión a la pobreza no es educar, la pastoral en mayúsculas pide compromiso y constancia”.


Ponencia 4. Jose Mª Bautista, “los jóvenes, hoy”


 

Para Bautista es necesario “comprender” a nuestros jóvenes “para poder amarlos” y destacó que “el mundo de los jóvenes hoy no es el mundo de los jóvenes hoy, sino el mundo de hoy”. “Hay que meterse en la cultura de la gente y desde allí contagiar la experiencia de fe”, explicó durante su ponencia. El pedagogo dio algunas claves de la Generación “Y” que actualmente está en el aula y explicó que, en muchas ocasiones, es un problema de perspectiva. “El problema no está en nuestros chavales, sino en la forma que tenemos de verlos”, dijo durante la Jornada. Entre las claves para una escuela en el mundo actual, Bautista defendió la necesidad de “generar felicidad, como condición indispensable de una escuela creativa” y confirmó como uno de los objetivos primordiales de la escuela su capacidad como “descubridor de talentos en los alumnos”.


Discurso Inauguración. P. Miguel del Cerro y P. Pedro Aguado


 

Del Cerro destacó durante su intervención la presencia escolapia en Chile, la celebración este curso de los 100 años del colegio Hispanoamericano e hizo hincapié en la capacidad “inclusiva” de las obras educativas escolapias. El P. General, por su parte, destacó en su alocución la “pasión por la misión” que caracteriza las Escuelas Pías. “Calasanz, nuestro fundador, fue protagonista hace más de 400 años de un evento extraordinario para la Iglesia y para la sociedad: el nacimiento de la escuela popular cristiana, la escuela para todos”. No obstante, “los escolapios son la primera Orden Religiosa erigida por la iglesia para el ministerio específico de la educación”.


Discurso Clausura. P. Pedro Aguado


 

El P. General, Pedro Aguado, destacó durante el discurso de clausura la labor realizada por el equipo organizador y reconoció que el encuentro ha sido una oportunidad para expresar “una identidad que nos une, pero no nos hace idénticos”. “Somos diversos, respondemos a situaciones diversas, tratamos de dar lo mejor de nosotros mismos a los niños y jóvenes que tenemos delante, y por eso damos respuestas diversas y en todas ellas se reconoce a Calasanz”, destacó.